PTB
 
 
 
 
 
 
  Visitanos en : facebook twitter  
 
flecha
flecha
flecha
flecha
flecha
flecha
flecha
   
galeria de fotos
 
 
 
Nuestra Tienda
   
calendario
artesania
tiempo
hoteles
restaurantes
   

 
 
   
NUESTRO BOLETIN
     
 
  boletin PTB

BOLETIN TRIMESTRAL AÑO 7 - Nº 1
Enero - Febrero - Marzo 2011

EDITORIAL

En este mes, publicamos el boletín correspondiente a Enero-Febrero-Marzo. Ojala sea del agrado de nuestros lectores.

En este número presentamos varios artículos que han sido publicados por “Vamos”, revista que “El Comercio" publica todas las semanas. Como siempre este boletín esta dirigido al consumo interno, es decir para promover el turismo interno. Nuestra portada esta adornada con una imagen alusiva a paisajes de la selva casi vírgenes cruzados por el río Acre, uno de los lugares m;as biodiversos de nuestro planeta.

Como siempre invitamos a nuestros lectores para que nos envíen sus comentarios, artículos e ideas a info@visitperu.com para su posible publicación, de como lograr mejorar nuestra misión, cual es, la promoción del Perú como uno de los principales destinos a nivel mundial.

Julio R. Rojas, M.D.
Presidente
Peru Tourism Bureau

 

TOMA NOTA: Calendario de temperaturas en el Perú
Distintos climas para diversos destinos
PLANEE SU PRÓXIMO VIAJE AL INTERIOR DEL PAÍS CONSULTANDO LAS MEJORES TEMPORADAS

 

INTENSO CALOR
No confunda un calor fresco con uno extremo. Si decide ir a Ucayali, olvídese de los meses de agosto a octubre ya que las temperaturas exceden los 39ºC, Si opta por la sierra y escoge Huánuco, descarte los meses de mayo a noviembre ya que podrá experimentar una temperatura de hasta 35ºC.

LLUVIAS TORRENCIALES
De febrero a marzo Amazonas no es un buen destino. Las lluvias a veces comienzan a las 4pm y terminan a las 10pm. En Cajamarca, también de enero a abril hay fuertes lluvias. No viaje a estos destinos en esta época sin un buen paraguas.

HELADAS A LA VISTA
Frío intenso con granizo y nieve es una de las características que presenta Puno en los meses de mayo y noviembre, pero recuerde que esto solo ocurre en zonas rurales, donde no se encuentran los principales destinos turísticos de la región. En la selva la época de friaje es entre mayo y agosto, principalmente en junio.

 

LA ENTREVISTA
La posibilidad de una isla
ISLA ENCANTADA. ALEXANDER CUSTER TIENE PINTA DE SURFER LIMEÑO Y LO ES, PERO ESTÁ FELIZ DE VIVIR EN SUASI, A CASI 4 MIL METROS DE ALTURA, AL PIE DE UN HERMOSO LAGO HELADO, LEJOS DE TODO Y DE TODOS

 
LA OFICINA SOÑADA. "Siempre les dije a otras personas cómo me gustaría vivir y trabajar acá. Ahora todo el mundo me lo dice a mi".

¿Cuál fue su primera impresión al llegar a este lugar?

¿Qué estoy haciendo aquí? (risas). La primera noche miré por la ventana y me pregunté si algún día me podría aburrir, que es lo que todos creían. me dije a mí mismo: "La próxima vez que piense eso será el día que ya no pueda trabajar acá". desde ese día no he vuelto a pensarlo. Me di cuenta de que este lugar era mágico y me encanta.

Para usted que es tablista, vivir rodeado de agua es estar en su elemento...
¡Si, pero es una tortura! Todos los días miro el agua y me tengo que frenar para no meterme al lago helado. Pero igual me gusta mucho.

¿Es difícil para un limeño integrarse a un grupo donde la mayoría son puneños?
Sí y no. La mentalidad de los hoteleros es bien abierta, pero es cierto que la idiosincrasia del puneño es fuerte, cerrada. Me he ganado con situaciones feas, me he peleado con gente de la zona, pero he sabido manejarme y adaptarme. Al comienzo era muy estricto -venía de un 5 estrellas europeo- pero luego aprendí a ser más paciente y flexible, tengo que tener en cuenta que ellos ya eran una familia cuando llegué y no puedo chocar contra todo.

¿Qué hace en su día libre?
Al comienzo me quedaba en la isla y les decía que no me molestaran, pero igual entraba a mi computadora, chequeaba mi correo, etc. Luego me iba a tomar sol o a caminar por los bosques de eucaliptos, perseguía a las vicuñas con mi cámara o me iba en el zodiac a las comunidades cercanas. Pero ahora que ya tengo patas en Puno por lo general me quedo allá 3 o 4 días. Todo lo que no gasto en el mes me lo gasto allá en restaurantes y bares.

¿Vivir con electricidad limitada no le altero la vida?
¡Para nada, me da igual! No tener televisión me afectó al comienzo pero tampoco soy fanático. Tengo Internet y todas las noches veo películas que me mandan de Lima.

¿Qué extraña más?
A mi familia y a mi perrita. También extraño cosas como invitar a mis patas a mi casa, abrir una botella de vino y que de repente lleguen mis papás y se unan al grupo.

¿Ha vuelto a Lima desde que vino aquí?
¡Si, y al tercer día ya me quería ir! Ya me acostumbré a moverme de un lugar a otro caminando en medio de esta paz, a mirar en la dirección que sea y siempre ver el lago. Allá me la pasaba en el jardín y solo salía de noche con mis patas. Me desesperaba el tráfico, los carros, el concreto...

Los limeños suelen tener prejuicios contra Puno: que el frío, que la altura, que no hay nada que hacer...
¡Eso te dice todo el mundo! Muchos amigos pensaban así cuando vinieron no se querían ir. Este es el lugar perfecto para relajarse y los operadores turísticos lo están vendiendo así. Yo creo que ese es el futuro del turismo: lugares recontra exóticos, en medio de la nada, pero con una cama muy cómoda, una habitación cálida, un excelente servicio y muy buena comida.

¿Le toca gente quejona, que no encaja?
Sí, siempre hay. Algunos reniegan porque no hay secador de pelo y yo les digo que dejen que el sol y el viento hagan el trabajo... Otros me dicen "mo hay luz en el baño" y les presto una linterna. ¡Se complican por gusto! Algunos se pegan al celular, a veces yo voy y se los quito y la esposa mira y aplaude.

El silencio es maravilloso aquí, ¿qué pasa si llegan huéspedes con niños?
Mira, la primera vez que tuve niños acá los queria tirar a todos al lago (risas). Corrían sin parar, dejaban las gaseosas a medias, tiraban el maní y las pasas por todos lados, había quinua en toda la recepción, los juegos de mesa estaban abiertos y tirados por todas partes... ¿No quería saber nada de chibolos! Pero luego me di cuenta de que estaban tan felices que jugaban como en su propia casa, eso me cambió el chip. Que jueguen, pero sin perturbar a los demás. Ese es el reto

¿Qué es lo que más le alucina de vivir acá?
¿Poder decirle a todo el mundo que tengo mi propia isla!.

 

DESTINO NACIONAL: La Interoceánica se abre al turismo
La carretera más biodiversa
HASTA HACE POCO, EL VIAJE ENTRE CUSCO Y PUERTO MALDONADO PODÍA DEMORAR SEMANAS DEBIDO A LAS MALAS CONDICIONES DE LA RUTA Y LOS DERRUMBES. HOY ESOS CASI 500 KILÓMETROS, SE HACEN EN 12 HORAS. NOSOTROS VAMOS MÁS ALLÁ, HASTA RÍO BRANCO, LA CAPITAL DE ACRE, EN BRASIL

 
CUMBRES. Durante la ruta se pueden apreciar hermosos paisajes coronados por el Apu Ausangate

Por Maneiro Labayen

Tenemos frente a nosotros unos 1,100 kilómetros de buenas carreteras en un recorrido todavía virgen para el turismo. Son pocos todavía los vehículos que la transitan y muchas las maravillas a contemplar.

RUTA SUR
Salimos del Cusco y atravesamos el valle sur, unos 45 kilómetros que recorren localidades de personalidad diversa: Saylla, el pueblo del chicharrón; Huasao, el de los brujos; Oropesa, la capital del pan; Lucre, la tierra del conejo, los dulces de leche y la fábrica de textiles del siglo XIX que resiste como anclada en el tiempo. Después pasamos por Piñipampa, donde se produce la mayor parte de las tejas que se usan en los Andes, y el gran circuito del barroco formado por las iglesias de Andahuaylillas, Huaro y Canincunca, donde se exhíben pinturas murales de artistas como Tadeo Escalante o Luis de Riaño.

En Urcos iniciamos el segundo tramo de la Interoceánica que nos lleva hasta Inambari, el límite departamental de Madre de Dios, Puno y Cusco. Nos sumergimos en la tierra del Ausangate, la montaña mñas alta de la región y apu por excelencia de la cosmovisión andina. El Ausangate es el origen del agua que llega al río Urubamba, alimenta las tierras de cultivo hasta la selva y regresa, en forma de nubes, hasta la montaña sagrada donde se precipita en forma de nieve.

Este tramo se caracteriza por una gran belleza paisajística. En esta región cada junio se realiza una de las mayores reregrinaciones de América: el Qoyllur Riti.

En nuestro recorrido atravesamos pequeñas comunidades y, poco a poco, ganamos altura hasta llegar al abra Pirhuayani, el punto más alto de nuestro viaje con 4,725 m.s.n.m. Desde este lugar comenzamos un espectacular descenso que nos llevará hasta Puerto maldonado. Pero antes, todavía en la sierra, cruzamos lugares como Marcapata, que aparece mencionado en las crónicas del siglo XVI por ser punto estratégico del comercio del oro, la hoja de coca y donde se encuentra la iglesia San Francisco de Asís, templo extravagante por la riqueza de sus pinturas murales, sus trabajos en madera y, sobre todo, por su techo de paja que se cambia cada 5 años en una fiesta llamada Repaje.

BOSQUE DE NUBES
Muchos lugares de la selva están plagados de historias y personajes que parecen salidos del mejor realismo mágico literario. Quincemil, ubicado en la mitad entre Cusco y Puerto Maldonado, es uno de ellos. El origen de su nombre no termina de ser claro, para unos, la mayoría, viene de las grandes precipitaciones que tiene esta parte de la selva alta, extraordinariamente rica en orquídeas, helechos prehistóricos y aves. para otros, el término nace de la época de los busacadores de oro de principios del siglo XX que llegaban desde 15 kilómetros de distancia y, la última versión, por los 15 mil soles que robaron a unos buscadores del preciado mineral. Quincemil es nuestra parada para pasar la noche. Decidimos hacerlo en la casa que fundó Rita de Barera, una italiana que llegó a nuestro país a fines de los años cuarenta y que fue la primera mujer en el Perú en sacar el título de piloto de aviones. En el porche de la casa, que pareciera extraída de la película "África Mía", contemplamos monos nocturnos rodeados de los apacibles sonidos selváticos y de cientos de luciérnagas que revolotean frente a nosotros. De Quincemil llegamos a Inambari y conectamos con el tramo 3 de la Interoceánica.

CAMINO A LA SELVA
Seguimos nuestro viaje hacia >Puerto Maldonado por una carretera cada vez más suave en pendientes y curvas. Entramos en la selva baja y sus enormes extensiones de vegetación, calor y humedad.

Puerto Maldonado es la capital de Madre de Dios y del turismo amazónico en el Perú. Un lugar de tránsito para los que buscan experiencias selváticas porque de este lugar la mayoría de los turistas que llegan se dirigen directamente a los lodges de los ríos Tambopata y Madre de Dios. Nuestro último tramo, entre Puerto Maldonado y Río Branco, es prácticamente plano. Nos llama la atención la diferencia entre la selva peruana y brasileña.

La primera está junto a la carretera, la sientes atractiva y generosa, la segunda se ha transformado en inmensas e infinitas haciendas ganaderas sin árboles en las que, como quijotes vegetales, quedan gigantescos y solitarios castaños en la mitad de la nada.

EL LADO DE BRASIL
Xapurí es otro lugar del camino para quedarse eternamente. Ciudad de amplias avenidas con casas de madera y gente amable que se desplaza en bicicleta por sus calles y parques llenos de árboles, donde se come como los dioses y en cuyas cercanías se pueden practicar varios deportes de aventura.

Río Branco, la capital del estado de Acre, es centro de actividades culturales, diversión, museos, hoteles y restaurantes; aquí el viajero puede disfrutar de unos buenos días de vacaciones. Río Branco tiene su mirada puesta en el Perú. Al Atlántico, e infinitos kilómetros de selva, le quedan lejos. Los Andes, Machu Picchu o el Pacífico, a la vuelta de la esquina. Un reflejo de eso es la mayor conectividad entre ambos países: líneas de modernos autobuses que van de Lima a Rio Branco y vuelos que unen esta ciudad con Lima y Cusco.

Cruzamos el puente Integración y pasamos la frontera. Estamos en la tierra de Chico Méndez, el legendario líder defensor de las selvas asesinado por terratenientes y destructores del bosque. Chico nació en Xapurí, la ciudad donde decidimos pernoctar, para así conocer las experiencias que se ofrecen en torno al caucho, desde una fábrica de preservativos hasta unas buenas experiencias de ecoturismo en reservas naturales como la de Cachoeira.

Aunque nuestro viaje termina aquí, el destino real ha sido cada uno de los lugares y pueblos que hemos atravesado. Nuestro deseo es poder seguir viajando y que nuestros hijos sigan viendo los nevados, las lagunas de agua helada, la rica vegetación y su fauna, y las comunidades nativas con las que nos hemos cruzado. Que de alguna forma la Interoceánica sirva para contemplar y, por tanto, conservar, sus riquezas que la hacen la carretera más biodiversa del planeta.

 

TURISMO Y ECOLOGÍA: Redescubriendo el Callao
Veinticinco millas en alta mar
COLÓQUESE EL SOMBRERO Y PÓNGASE BLOQUEADOR PARA EMPRENDER UN VIAJE DE TRES HORAS POR UNO DE LOS REDUCTOS ECOLÓGICOS MÁS PRÓXIMOS A LA COSTA PERUANA: LAS ISLAS DEL CALLAO

  
EN CATAMARÁN. Si le gusta el mar, aventúrese en una travesía inolvidable por las islas del Callao

Por Andrea Castillo

A media hora del Centro Histórico de Lima, el puerto del Callao es un lugar por redescubrir. Para disfrutar de un paseo familiar que satisfaga el interés por la historia, el espíritu de aventura y el placer gastronómico, esta es una muy buena opción.

Mejor aun si lo que busca es experimentar un viaje por alta mar y conocer en vivo y en directo las islas más famosas del litoral peruano: San Lorenzo y El Frontón y el reducto más próximo a la costa en el que habitan lobos marinos de un pelo, inquietos pingüinos de Humboldt y aves guaneras.

Para visitar el suelo flotante chalaco hay varias opciones. Una de ellas es el servicio de Cochamama Tours que, en alianza con Turibus City-Sightseeing Lima, promete una travesía inolvidable.

El Tour le ofrece dos opciones: a partir de Miraflores hacia el Callao a bordo de un turibús o, si lo prefiere, dirigirse por su cuenta propia hasta la Plaza Grau del primer puerto para abordar en el muelle Dársena el catamarán Spondillus de Cochamama Tours.

Cuando los motores arranquen, el viajero podrá apreciar en toda su magnitud el puerto del Callao, la cara al mar de la Fortaleza del Real Felipe y las edificaciones de La Punta. Tras unos 25 minutos tendrá ante sí la isla San Lorenzo, la más grande del país. En este pedazo de suelo peruano de 8 km de largo y 2.2 km de ancho, la Marina de Guerra mantiene una base naval y resguarda Playa Casino, la playa privada del Presidente de la República, un oasis de palmeras con tres edificaciones de techo de tejas rojas.

LA MISTERIOSA
Vista a la distancia, San Lorenzo transmite misterio. De hecho, la llaman isla misteriosa por las historias fascinantes de piratas creadas a su alrededor, tesoros escondidos y restos históricos. Allí se encuentran los restos del pirata holandés Jacobo L. Hemite, hay ocho cementerios de soldados chilenos que murieron en la Guerra del Pacífico y más de 20 sitios arqueológicos.

Es posible que en este momento la imaginación le traiga a la mente la figura de Jack Sparrow, el capitán pirata del cine, pero el avance del catamarán lo traerá de vuelta a la realidad y ante usted aparecerá la isla El Frontón. En la zona sur pueden verse todavía las paredes roídas y amarillentas de la prisión que hasta 1986 albergaba a peligrosos delincuentes y terroristas.

Ahora el lugar luce desolado y comienza a ser colonizado por algunas aves guaneras. Estas abundan, en cambio, en Cavinza, un pequeño conjunto de islas donde anidan el guanay (Phalacrocorax bougainvilii), el piquero común (Sula variegata), el pelícano peruano (Pelecanus thagus) y la gaviota peruana (Larus belcheri); verlas es un espectáculo para quienes solo las conocen por los libros de texto.

MUNDO DE LOBOS
Pero si de maravillarse se trata, tenga la certeza de quedar complacido cuando esté cerca de las islas Palomino, el hogar de una importante colonia de lobos marinos de un pelo ochuscos. Para llegar a la isla, la nave avanzará por mar abierto mientas manadas de lobos marinos nadan en paralelo. Cuando el catamarán esté lo suficientemente cerca, se apagarán los motores y usted podrá ver en estado salvaje a cientos y cientos de lobos de mar, desde los enormes y melenudos machos, hasta los lobeznos nacidos entre diciembre y enero. Será el mejor momento para capturarlos en una foto. Lo mismo podrá hacer con los pingüinos de Humboldt (Spheniscus humboldtii), otra especie en peligro de extinción que mora en Punta San Juan, en la isla San Lorenzo. Antes de inquietarlas, el catamarán Spondillus retomará el rumbo, llevándonos de vuelta a tierra, tras 25 millas de viaje por alta mar.

 

 
     
 
 
© Peru Tourism Bureau. All rights reserved
Powered by: CESAR P. RIOS
CESAR P. RIOS